Habana Club, glup glup glup.

Voy a empezar por una máxima: los cubanos estamos viviendo un tiempo excepcional.

Un tiempo que comenzó en 1989 con la caída del mito proletario comunista, que en situación agónica y desesperatica se mantiene amén de la cubana, igualmente para las poblaciones de Laos, Corea del Norte y China. Para los gobernantes no! Esos viven bien en cualquier sistema pero en el comunismo mejor, porque allí no tienen que rendir cuentas. Allí a quienes insisten o cuestionan, la respuesta es fácil y rápida de administrar: palos. Allí hay un atasco por desatascar.

Y catalogaba este tiempo de excepcional porque después de tantos dolores, sufrimientos y sacrificios por parte de millones de personas, nada pudo producir más satisfacción que ver descargarse finalmente el excusao de diarrea leninista por las cañerías de la historia. Desgraciadamente y como ya advertí, el flujo fecal se ha detenido/ralentizado para chinos, laosianos, coreanos y cubanos. A mí que cada cuál analice y establezca estrategias. Yo voy a referirme al tema cubano. Expresamente a uno dedicado a los exiliados.

Y cómo destrabar “desde fuera” él fecaloma? Pues estrategias hay muchas y algunas funcionando desde hace rato. Pero como no se destraba, quiero referirme a una en particular que es de las eficientes y determinantes. Desafortunadamente la hemos utilizado esporádicamente y de manera muy objetiva: el boicot a los productos cubanos.

Que conste que por producto cubano me refiero desde el turismo de la indecencia o las remesas de la excedencia, hasta el último de los insumos “made in Cuba” que salen al exterior ya sean comestibles, bebestibles o revestibles.

Por qué la libra de paquetería está cara a pesar de las centenares de agencias castristas en Miami? Por simple ley de oferta y demanda. Por qué cuesta más ir de Miami a La Habana que de Madrid a Miami? Por la misma razón.

Si los millones de cubanos en el exilio supieran verdaderamente dónde están, quienes son y de dónde vienen, seguramente podríamos trazar una estrategia de boicot a todos los renglones económicos que alimentan la indecencia castrocomunista. Pero no es así. Se lo dice uno que creía estar más que concienciado y acabo de caer en la cuenta que hasta hoy, cuando quería echar humo compraba purillos Punch. Hasta hoy.

Porque desde hoy declaró la renuncia al disfrute de lo único que me hacía sentir un poco de allá. Y es que renuncio por principios, y porque cuando pienso en la realidad de allá solo siento dolor, frustración y vergüenza. Dolor por mi ausencia, frustración por no poder hacer más, vergüenza por ser parte de un pueblo exiliado perdido entre la apatía y el egoísmo.

Hoy mejor que mañana. Mañana mejor que nunca. Por eso lo importante no es haberte alejado o perdido. Lo importante es que has regresado y te has reconocido. Como un hijo pródigo regresando al hogar que siempre te ha aguardado.

Que sí depende de un exiliado la prosperidad de un establecimiento o marca castrista, quiebren. Que sí depende de la comunidad exiliada boicotear a quienes sirven descaradamente de testaferros al régimen genocida, cada día se denuncie e identifiquen públicamente las terminales del PCC en el extranjero. Porque si nos empeñamos está en nuestras manos dificultar al máximo los flujos de dinero que son utilizados para corromper, reprimir, y enriquecer a los verdugos de Cuba. Y no puedo imaginar mayor satisfacción.

Que se hundan. Sé perfectamente que aún queda mucha dignidad y si corregimos el rumbo les haremos daño, hasta que se hundan. Entonces sí. Entonces compraré satisfecho mi primera botella de Habana Club 7 años que tanto ansío. Y brindaré por todos mientras el barco de la indecencia comunista con todos dentro, vaya haciendo lentamente glup glup glup.

Vayamos a rentabilizar este tiempo excepcional. Amén!

Publicado por Antikomunista

Cubano exiliado por la tiranía castrocomunista que dándome a escoger entre dignidad o esclavitud no me dejó opción alguna. Hoy ciudadano europeo consciente de la pretensión del comunismo en prevalecer disfrazado de epítetos pos modernistas para evitar situarse en el estercolero de la historia humana, estoy aquí con humildad pero determinación a dar mi aporte para su extinción sea en Cuba o allí donde busque la simpatía de quienes desconocen lo terrible de esta ideología.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: